UniMac®innova en lavandería

Actualmente muchos hoteles y restaurantes eligen externalizar sus servicios de lavandería. Sin embargo, en algunos casos, los nuevos desarrollos tecnológicos en el lavado hacen que sea mejor disponer de un equipo en las propias instalaciones, tal y como se menciona en el artículo Aclarar y repetir (Rinse and repeat) publicado en la revista Foodservice Consultant.

El atractivo de la externalización es que se obtiene un precio razonable y no es necesario preocuparse del problema. Sin embargo, el cliente está limitado por la calidad de la ropa de que dispone el proveedor del servicio y por la calidad de su proceso de lavado.

Los últimos avances en tecnologías de lavado se han centrado en gran medida en conseguiruna buena rentabilidad y un funcionamiento sencillo, de manera que el lavado con equipos en las propias instalaciones es realmente una opción razonable. Las lavadoras-extractoras de hoy en día pueden ajustar la cantidad de agua, energía y productos químicos para adaptarse a cada carga y asegurar así unos resultados óptimos de la mejor y más rápida forma posible. La facilidad de uso también es una prioridad en el proceso de innovación para los fabricantes de equipos. A menudo, es un personal inexperto el que usa las máquinas, sin formación especial ni con un conocimiento exhaustivo de los diferentes tipos de materias textiles. Pero además, los propietarios tal vez deseen aprovechar los datos para obtener una visión clara de sus operaciones de lavandería a fin de maximizar la eficacia.

“Nuestras máquinas con inversor poseen potentes herramientas de control que permiten a los usuarios establecer programas personalizados que se ajusten a sus necesidades. Su interfaz de fácil uso incluye ayudas visuales para seleccionar el tipo de lavado apropiado", comenta Christophe Sisternas, Vicepresidente de marketing de Alliance Laundry Systems. "Las prioridades son: un uso sencillo, bajos niveles de ruido, una puerta grande con fácil acceso, eficiencia en el servicio y flexibilidad. Para nosotros una señal de éxito es el hecho de que los directores generales no se den cuenta el proceso de lavandería porque funciona fácilmente y lo hace muy bien", añadió Sisternas.

La capacidad de añadir componentes para permitir la reutilización del agua de manera que el enjuague final pueda utilizarse para el ciclo de prelavado de la carga siguiente, o sistemas de intercambio de calor para que las secadoras ayuden a calentar el hotel, son desarrollos que ayudan a incrementar la eficiencia energética y, por lo tanto, a hacer de los equipos de lavandería en las instalaciones propias una opción más rentable en comparación con la externalización.

Si miramos hacia el futuro podemos ver más cambios en los controles computarizados y el uso de datos, ya que las máquinas son cada vez más inteligentes y pueden predecir cómo realizar el proceso de lavandería de la forma más eficiente posible. Todavía hay espacio para la innovación en el futuro, pero el equipo de lavandería en las propias instalaciones podría suponer ya un cambio de paradigma en muchos establecimientos gastronómicos.

“La lavandería es nuestro mundo, por eso estamos aquí para garantizar que nuestros clientes tengan la mejor dotación y puedan conseguir el mayor rendimiento y la máxima eficiencia," comentó Sisternas.