UniMac®innova en lavandería

Actualmente, muchos hoteles y restaurantes prefieren externalizar sus servicios de lavandería. Sin embargo, hay casos en que, gracias a nuevos avances en tecnología de lavandería, resulta mejor tener el equipo en sitio, como se mencionó en el artículo Rinse (Enjuague) y se repite en la revista Foodservice Consultant.

Lo atractivo de la externalización es que logra un precio razonable y el problema desaparece de la vista. Sin embargo, tiene la limitación de la calidad de la ropa blanca que tiene disponible un proveedor del servicio y la calidad de su proceso de limpieza.

Los últimos avances en la tecnología de lavandería se han centrado en gran medida en la rentabilidad y la facilidad de uso, con lo que la limpieza interna se convierte en una opción digna de considerar. Con las lavadoras con secadoras actuales es posible ajustar la cantidad de agua, de energía y de químicos para cada carga, para así garantizar resultados óptimos de la mejor forma y lo más rápido posible. Igualmente, para los fabricantes de equipos la facilidad de uso es de suma importancia en el proceso de innovación. Con frecuencia, la operación de las máquinas estará a cargo de personal sin experiencia y sin capacitación especial o un conocimiento profundo de los diferentes tipos de textiles. Más adelante, los dueños podrían usar datos para tener una visión general de sus operaciones de lavandería con el fin de maximizar la eficiencia.

“Nuestras máquinas accionadas mediante inversor cuentan con potentes controles que permiten a los usuarios configurar programas personalizados que sean aptos para sus necesidades. Su interfaz de fácil uso incluye ayudas visuales para seleccionar el lavado apropiado”, comentó Christophe Sisternas, vicepresidente de marketing de Alliance Laundry Systems. “Las prioridades son facilidad de uso, bajos niveles de ruido, una puerta de gran tamaño para facilitar el acceso, eficiencia en el uso de servicios básicos y flexibilidad. Si los gerentes generales no perciben el proceso de lavandería, porque se realiza fácilmente y funciona muy bien, eso es una buena señal de éxito”, sostuvo Sisternas.

La capacidad de agregar componentes con el fin de permitir la reutilización de agua, para que así en el enjuague final se pueda usar el ciclo de prelavado de la siguiente carga, o los sistemas de intercambio de calor para secadoras que ayudan con la calefacción de un hotel son avances que ayudan a aumentar la eficiencia energética y, por lo tanto, hacen que la lavandería interna sea una opción más rentable en comparación con la externalización.

A futuro, es posible que veamos más cambios en los controles computarizados y el uso de datos, ya que las máquinas son cada vez más inteligentes y pueden predecir cómo hacer funcionar el proceso de lavandería de la forma más eficiente. Aún queda margen para innovar en el futuro, pero los equipos de lavandería interna ya podrían ser un punto de inflexión para muchas operaciones de servicios alimentarios.

“La lavandería es todo para nosotros, y aquí estamos para garantizar que los clientes tengan el mejor escenario para lograr el máximo rendimiento y la mayor eficiencia", expresó Sisternas.